sábado, 18 de mayo de 2019

Reseñando Dramas: "100 days my prince" por Adriana

¡Cuánto tiempo sin deciros hola a todos por estos lares! Como suelo decir siempre, siento mucho la ausencia, ya os expliqué en uno de mis últimos post el motivo de mis desapariciones, y no es otro que el no tener vida por culpa de mis 4 trabajos... jajajaja Ahora he sacado un poco de tiempo, y a parte de eso, un ángel caído del cielo, llamado Adriana (la conoceréis prontito, es una chica super maja), me envió un correo queriendo colaborar con el blog.

Gracias a ella, hoy os dejo esta reseña de su opinión sobre el drama"100 days my prince" ¡Dadle mucho amor! ^^









100 days my prince



  • Título: 백일의 낭군님 / baegilui nanggunnim
  • Título en inglés: 100 Days My Prince
  • También conocido como: Hundred Days Husband, Dear Husband of 100 Days
  • Título en español: Mi Príncipe En Cien Días / Mi Príncipe En 100 Días
  • Género: Comedia, histórico, romance
  • Episodios: 16 + 1 Especial
  • Cadena: tvN
  • Período de emisión: 10-Septiembre-2018 al 30-Octubre-2018
  • Horario:  Lunes y Martes 21:30
  • Banda sonora: 100 Days My Prince OST

Lee Yool es el Príncipe Heredero, pero de repente desaparece. Lee Yool regresa al palacio cien días después, pero, ¿qué pasó con el Príncipe Heredero durante este tiempo?
El Príncipe Heredero Lee Yool es egocéntrico y ha decidido ser frió debido a eventos de su pasado, pero un día "desaparece", mientras todos en el palacio lo buscan. Yoon Yi Seo era la hija de un noble erudito, pero cayó en desgracia debido a fuerzas políticas malvadas, ahora es conocida como Hong Shim. Ella se ve obligada a crear una agencia 'Solucionadora de Problemas' para pagar una deuda generada por su nuevo esposo.

PROTAGONISTAS

          
                                Do Kyung Soo                      Nam Ji Hyun




Antes de entrar en materia voy a confesar una cosa: no soy muy de dramas históricos. No es que tenga nada en contra de ellos, al contrario; siempre los empiezo con mucha ilusión porque me fascinan la ambientación, el vestuario, esos baladones corta venas con los que nos amenizan las escenas claves y, además, la relación de los protagonistas suele plantearse de un modo tan bonito… 
Pero, a pesar de todo esto, hacia la mitad empiezo a aburrirme como una ostra con tanta intriga política y lucha por el poder. Qué manía tenía la gente de la época con echarse responsabilidades encima, de verdad que no los entiendo. Así que te imaginarás que 100 Days My Prince no es un drama que eligiese ver por voluntad, sino porque mi “compi de doramas” es una fan de EXO y prácticamente me obligó a darle una oportunidad, la muy pesada.
Dicho esto, vamos al tema.




La historia comienza presentándonos a un niño, Lee Yool (D.O.), con un carácter un tanto… ¿travieso? El chico es un auténtico cafre ―así, para qué nos vamos a andar por las ramas― que gasta el tiempo jugando a la guerra en vez de estudiar y se vale de su condición noble para vencer cada batalla que libra. Hasta que conoce a Yoon Yi Seo (Nam Ji Hyun), una niña muy inteligente y compasiva que le baja los humos. Así surge una enemistad entre ambos que, como no puede ser de otra manera, al final los acerca y los hace pasar del odio al amor. 
Pero ya se sabe que no hay felicidad que cien años dure, y menos en los dramas coreanos, por lo que la tragedia no tarda en posarse sobre estos dos adorables jovencitos. Resulta que el padre de Lee Yool, hermano del actual monarca, conspira para hacerse con el trono de Joseon. Una lucha en la que termina llevándose por delante al padre de Yi Seo, erudito fiel al legitimo rey y contrario al usurpador.
De este modo Lee Yool y Yi Seo terminan separados poco después de haberse conocido, de un modo bastante dramático en el que ambos presencian el asesinato del padre de la niña a manos del malvado Kim Cha Eon, el villano de esta historia. Tras esa noche las vidas de los muchachos cambian drásticamente. Él pasa a ser el príncipe heredero de la nación y ella pierde su condición de noble al huir junto a su hermano mayor para salvar la vida. Los años pasan, sin embargo el recuerdo de aquella amistad de la infancia permanece fresca en la mente y los corazones de ambos. Y, por supuesto ―estamos hablando de un kdrama, no lo olvides―, el destino se pondrá de parte de la pareja al permitirles reencontrarse. Aunque lo harán en unas condiciones un tanto particulares.



Para empezar, Yi Seo ya no es Yi Seo, sino Hong Shim; la solterona hija de un humilde campesino obligada a contraer matrimonio por decreto del príncipe heredero, quien pretende acabar con la sequía que sufre el país haciendo que no quede un solo joven en edad casadera sin pasar por la vicaría. Cosas de las supersticiones. El caso es que la independiente Hong Shim siente poca inclinación a compartir su vida con ningún hombre, pero cuando la única alternativa que se le plantea es convertirse en la concubina de un anciano noble que le tiene echado el ojo la boda deja de parecerle una idea tan mala.
Lee Yool, por su parte, regresará al lado de la niña que conoció en su infancia sin acordarse de ella. Pero, ¿cómo? Si antes dije que ambos han crecido atesorando el tiempo que pasaron juntos durante su niñez. Pues sí, pero es que Lee Yool ya no se acuerda ni de quién es él. Tras una emboscada ha sufrido un accidente que le provoca amnesia. Una enfermedad de la que el padre adoptivo de Hong Shim se aprovecha para hacerle creer que él es Won Deuk, el prometido de su hija que marchó al ejercito jurando que volvería pronto a buscarla.


A partir de aquí el enredo y la comedia están servidos. Porque sí, a pesar de ser un drama histórico con todos los elementos propios del género, 100 Days My Prince es ante todo una comedia romántica contada con un tono fresco, ameno y muy divertido. Permitiéndose incluso licencias históricas para hacer algún que otro guiño al espectador.
La verdad es que, a pesar de que ya he dicho que no comencé con muchas ganas, la historia me ganó y al final creo que me gustó mucho más a mí que a mi amiga. Me he reído muchísimo con las peripecias de todos los habitantes del pueblo en el que el pobre príncipe Lee Yool tuvo la mala ―o buena, según se mire― suerte de caer. Tanto D.O. como Nam Ji Hyun han hecho un estupendo trabajo al interpretar a los personajes principales. Son una de esas parejas que pasan de no soportarse a no poder vivir el uno sin el otro. Una evolución en la relación que ambos han sabido llevar bastante bien. Sí que me ha chocado un poco verlos juntos en un sentido físico, por así decirlo. No por nada, ambos son guapos además de buenos actores. Lo que pasa es que D.O. me resulta demasiado jovencito para el papel que interpreta aquí. Serán cosas mías, pero no consigo quitarme de la cabeza la imagen adolescente de este chico a pesar de que ya tiene veintiséis añazos. Cada vez que lo veía pasear de la mano con Hong Shim/ Yi Seo me parecían más una noona llevando al cole a su hermanito que una pareja de enamorados.
El resto de personajes también me han gustado mucho, sobre todo los habitantes del pueblo. Hay un buen repertorio de personalidades bastante cómicas en la aldea. La mejor amiga de Hong Shim, el marido que le endosan a esta pobre para cumplir con el decreto real y que termina convertido en inseparable de Won Deuk, el usurero, la dueña de la taberna… Todos aportan su punto para hacerte sentir parte del pequeño universo en el que viven y la verdad es que se les toma cariño. Al final te quedas con la sensación de que los conoces de toda la vida.
El elenco al completo está bastante bien en sus respectivos papeles. Todos los actores hacen un gran trabajo. Pero Jung Ji Hoon, el pequeño que interpreta a Lee Yool de niño, me ha impresionado. ¡Qué gran actor siendo tan pequeñito! Lo mismo es un mocoso insolente que te arranca una sonrisa con sus ocurrencias que, a la escena siguiente, te roba el corazón llorando a lágrima viva por la pérdida de su mamá. Este crio tiene futuro como actor, es buenísimo.


Es muy divertido ver el modo en que el carácter excéntrico de Won Deuk, que aunquen se ha olvidado de que es un príncipe sigue recordando los elitistas hábitos de su vida pasada, choca con la mentalidad humilde de sus nuevos vecinos. En poco tiempo se gana la fama de tonto del pueblo y no puedo decir que sea de manera gratuita.
Ciertamente Hong Shim estaba mucho mejor soltera que atada a este tipo que solo le trae problemas, por si ella no tenía ya suficientes. Hubo algún que otro momento en que la relación de la pareja me recordó al drama Shopping King Louis, también protagonizado por esta actriz que parece especializada en interpretar a mujeres que se enamoran de hombres que no dan palo al agua y gastan su dinero comprando las cosas más absurdas. Aunque dejando de lado este detalle las dos historias son completamente diferentes.

Una subtrama a la que me hubiese gustado que le diesen más protagonismo a sido la protagonizada por Sal Soo, el hermano de nuestra heroína. Sobre este personaje recaer gran parte del peso dramático de la historia. Es un chico entregado a vengar la muerte de su padre, pero que en su camino se encuentra con más de un dilema que le hará plantearse muchas cosas. Deja de ser un niño noble para convertirse en un hombre que trabaja como sicario a las ordenes del asesino de su padre ―ya digo que su vida da bastantes vueltas―. Y, como mención especial, su historia de amor me resultó tan bonita y tan triste que me quedé con las ganas de que la desarrollasen más en profundidad. Siento debilidad por los amores prohibidos; sí, soy una sufridora nata.


¿Algún punto negativo? Pues sí: el desenlace, y aquí igual caigo en el spoiler así que tú decides si sigues leyendo o no. Aunque soy de las que prefieren los finales dulces, me parece que el “y fueron felices y comieron perdices” para Lee Yool y Yi Seo está metido con calzador; muy justito y obligando al espectador a hacer un gran esfuerzo para tragarlo. No sé a ti, pero a mí, en una sociedad como lo era la del viejo Joseon me cuesta creer que una chica pueda perdonar y aceptar a un chico que es el hijo del hombre responsable de la muerte de su padre. Aunque el rey no cometió el delito con sus propias manos y el cerebro ejecutor de toda la trama fue el sediento de poder Kim Cha Eon… No sé, me resulta…, extraño. Muy poco creíble, la verdad.
A pesar de esto, 100 Days My Prince me ha gustado bastante y lo recomiendo sin dudar. Es un clásico drama histórico pero narrado en clave de humor, perfecto cuando necesitas algo que te haga desconectar y pasar un buen rato. Bellamente filmado y amenizado con una banda sonora que, sin llegar a ser memorable, también es bastante buena. De ella destaco la balada Cherry Blossom Love Song, interpretada por otro chico EXO, Chen.
P.D.: No me he sido obligada a mencionar esta canción en par
ticular. No, para nada ;-P








5 comentarios:

  1. Hola Luna y hola Adriana!

    Extraño leerte Luna, pero me encantó leer a Adriana, me alegro que tengas una colaboradora.

    Yo empecé este drama hace mucho, pero vi un par de capítulos y lo dejé ahí no me acuerdo si por falta de tiempo o de subs o de las dos cosas jajaj :D En algún momento lo retomaré, pero tampoco es que tenga muchas ganas porque lo que alcancé a ver no me conquistó mucho y me pasa como a ti que con muchos históricos empiezo emocionada y después se me hacen pesados, aunque ahora con tu reseña tengo un poquito menos de miedo con él. Ya veremos que pasa.

    Me gustó mucho la reseña. Saluditos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Luna!

      Me alegra que te haya gustado la reseña.

      La verdad es que, a pesar de no comenzarlo muy convencida, a mí el drama me enganchó desde el principio. Así que si a ti los primeros capis no te gustaron mucho no sé si recomendarte que lo contunúes o no 😅.

      En cualquier caso, si al final te decides a darle una oportunidad ya me cuéntas 😉

      Eliminar
  2. Hola!
    Yo tampoco soy muy fan de los doramas históricos, pero este en concreto me resultó divertido porque se pasan más tiempo en el pueblo que en palacio. Me reí mucho con el príncipe y sus maneras de la realeza a pesar de ser un simple campesino. El resto de personajes secundarios también eran divertidos y me pasó como a ti con el hermano de la prota que quería saber más de él y su historia de amor con la reina, fue una pena...
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para mí lo mejor de la serie está en eso que dices, en que gran parte de la trama pasa en el pueblo en vez de en el palacio. Al contrario de lo que suele ocurrir en los dramas históricos, que se hacen muy densos con tanta lucha por el poder.

      Muchas gracias por leer la reseña y comentar,Cris.😘

      Y también a Luna, por darme la oportunidad pasarme por su rincón para hablar de una de mis pasiones.

      Eliminar
  3. pues yo lo deje como a la mitad, no me acuerod bien por que pero no me he decidido a retomarlo, creo que lo deje justo cuando el principe regreso al palacio, en serio me lo recomiendan? No es muy infantil?

    ResponderEliminar